Habló la OPEP y tembló el imperio. Por Eduardo Rivero


La Organización de Países Exportadores de Petróleo nació el 14 de septiembre de 1960 por impulso y liderazgo de un venezolano insigne como lo fue Juan Pablo Pérez Alfonzo, con la participación de sus primeros países miembros Arabia Saudita, Irán, Irak, Catar y Kuwait, desde ese momento la dinámica mundial no sería igual, EE.UU. había logrado con artilugios y trampas en 1945 la hegemonía mundial desplazando al imperio inglés como país potencia en el orbe. Pero la creación de la OPEP en un mundo dominado casi en su totalidad por el imperialismo gringo constituyó un gran golpe para las pretensiones egoístas de los señores del norte, debido entre otras cosas, a que es la OPEP desde su nacimiento el más significativo organismo de defensa de los intereses de los países con las más grandes riquezas petroleras jamás conocidas.
En otras palabras, la OPEP pasa a ser una institución que evita el libre flujo del capital de los países pobres a los países ricos, colocando un muro de contención que se expresa en la defensa de los precios justos de este apreciado recurso de la naturaleza no renovable y agotable.
Por cada dólar que aumente el precio del barril, es un dólar mas de los millones de barriles diarios que deben pagar los países consumidores, de allí que el tema del precio petrolero sea tan álgido y clave a la vez para toda la dinámica mundial. La reacción gringa tardó un poco y es en 1974 cuando EE.UU. y Europa crean otro organismo para tratar de contrarrestar los efectos de la OPEP, la Agencia Internacional de la Energía (AIE), es desde allí cuando comienza un mundo enfrentado en diversas estrategias de geopolíticas del petróleo, unas defendiendo a los exportadores y otras a los consumidores. La AIE liderada por Estados Unidos logró de forma progresiva avanzar en sus fines las décadas posteriores, sumiendo a los países de la OPEP en una verdadera situación de caos, lo que terminó por debilitar a esta gran organización que defiende el recurso de más importancia de los últimos siglos para los pueblos y para la economía mundial.
Esa situación se mantuvo hasta el año 1999 cuando entra en acción la Revolución Bolivariana con su liderazgo patentado por el Comandante Hugo Chávez, el cual con una gira estratégica por el Medio Oriente entre los países integrantes logra reimpulsar la institución para darle una nueva etapa fundamental en las relaciones geopolíticas, el primer impacto que genera dicha maniobra es el incremento del precio del petróleo de 7 a 12 dólares. A partir de allí la tendencia en el precio se mantuvo siempre al alza, ello aunado a otros factores de orden geopolítico y de crisis capitalista terminó por disparar el precio hasta los 147 dólares en 2008 colapsando todo el sistema imperante.
Posteriormente, los centros de poder ahogados por el colapso del sistema tuvieron que incidir para tumbar el precio de manera desmedida hasta llegar a las 30 dólares entre 2009 y 2010, lo que terminó por darle una estabilidad relativa entre los 60 y los 90 dólares el barril hasta mediados de 2013. Desde este punto EE.UU. logró tumbar nuevamente el precio a través de la producción con el Fracking y presionando a Arabia Saudita para que no cumpliera sus cuotas de la OPEP inundando el mercado y generando sobreoferta, llegando hasta los 20 dólares en 2016.
Con el liderazgo del presidente Maduro en diciembre 2016 se logra un nuevo acuerdo tan significativo como el logrado por Chávez en 1999, lo que permitió la progresiva recuperación del precio a partir de 2017 y que se mantiene hasta hoy, sin embargo, ante la imposibilidad de la economía mundial de pagar un barril a cada vez mayor precio, la demanda volvió a caer este 2019, por lo que la OPEP más sus nuevos aliados No OPEP en su reunión ministerial del xx de julio hablaron claro y fuerte, decidiendo extender los recortes de producción hasta marzo de 2020, por lo que temblaron los cimientos del imperialismo, cada vez más débil ante una inminente recesión del capitalismo mundial, que le abre más las puertas al sueño socialista de millones en el mundo.
Eduardo Rivero
Analista en Temas Geopolíticos
 01-07-2019

0 Comentarios